Es “un secuestro vil, vulgar, que busca intimidarnos“, pero “no nos van a sacar del camino que hemos trazado”, dijo Guaidó en una rueda de prensa tras el arresto de Marrero en la madrugada de este jueves.

En tono desafiante, el también jefe del Parlamento responsabilizó de la captura a Maduro, y señaló que el “régimen muestra mucha debilidad” al creer que le va a “infundir miedo” o va a “desmovilizar” a la oposición.

“A cualquiera de los miembros del régimen les digo que salgan para la calle, por donde quieran, y vean si pueden levantar la cabeza. Nadie los quiere, ellos no pueden ni comerse una empanada en un mercado“, remarcó.

Guaidó manifestó que el gobierno socialista “busca generar la percepción” de que puede detenerlo a él y otros dirigentes opositores, pero dijo que Maduro “no tiene esa capacidad”.

Que van a ir por mí. Como decimos en La Guaira (de donde es oriundo): Dale, que la ruta está marcada”. ¿Cuál es el mensaje? ¿Amedrentarnos? ¡Dale!”, retó el legislador durante una entrega de ayuda a una organización caritativa.

Subrayó que la detención de Marrero es una “afrenta” a una comisión técnica del Alto Comisionado de las Naciones Unidas que se encuentra en Venezuela, y a delegados de un grupo de países europeos y latinoamericanos que impulsan una salida política a la crisis.

Señores funcionarios; recuerden lo que le hicieron a ustedes cuando me secuestraron en enero, el gobierno no protege a nadie, nosotros sí estamos buscando salvar a todos, que ustedes puedan usar de nuevo con orgullo sus uniforme”, dijo Guaidó a los mandos militares y policiales.