En los carteles que se han pegado en algunos lugares de París se ve el rostro del expresidente Obama con la bandera francesa de fondo, y con letras grandes un “Obama17” que indica el objetivo de la campaña. Arriba de los afiches se ve el lema: “Oui, on peut” (La traducción al francés del eslogan de campaña de Obama en EE. UU., “Yes We Can”, “Sí, podemos”, en español).

Dado que no es ciudadano francés, Obama no está en capacidades de postularse como candidato a la presidencia, pero el objetivo de la curiosa iniciativa es decirles a los otros aspirantes “Oigan, chicos, ustedes realmente no nos hacen soñar”, como dijo uno de los activistas, informa BBC.

A pesar de el impedimento del expresidente estadounidense, más de 40 mil personas han firmado la petición para lanzarlo como candidato en Francia en la página Obama2017.fr, añade The Guardian. La idea de la campaña, confiesan los anónimos activistas, nació bajo los efectos de la cerveza.

Nosotros somos antipolíticos, no estamos en contra de ningún candidato en particular, pero no somos grandes seguidores de ninguno de ellos. (Esta campaña es) una manera de decir “Chicos, despierten, ustedes no son atractivos, esta campaña no es atractiva. En cambio, tenemos a Obama”, dijo uno de los activistas.

Los dos candidatos presidenciales que más fuerza tienen en la actualidad son la ultraderechista Marine Le Pen, y el político de centro-derecha Francois Fillon. Las encuestas indican que Le Pen podría imponerse en la primera vuelta, que se llevará a cabo en abril, pero que perdería en la segunda vuelta, que será en mayo, ante una eventual coalición de centro-izquierda o centro-derecha.