De acuerdo con el relato del diario South China Morning Post, el joven Shao Fuming mató a su madre, Yang Yan, de 37 años, luego de que ella acabara con la vida de la mascota del menor en su presencia.

La policía encontró a Shao  Fuming el lunes por la mañana en un restaurante que atiende las 24 horas, luego de pasar más de un día en ese lugar, explica el mismo medio.

La mujer habría matado al perro en forma de castigo a su hijo, luego de desobedecerla. “Shao estaba insatisfecho con los métodos disciplinarios de Yang y hubo un feroz conflicto entre las dos partes que acabó con la muerte de Yang”, declaró la policía local luego del arresto, publica el rotativo chino.

Según las leyes de China, los menores de 14 años no pueden ser considerados penalmente responsables.

Otro caso parecido ocurrió en diciembre de 2018, cuando un niño de 12 años apuñaló a su madre más de veinte veces después de que ella le pegara por fumar, finaliza South China Morning Post.