La soldado Chaiana Knorek se encontraba de turno cuando recibió la llamada de unos padres angustiados por que su hija no respiraba. La madre de la menor fue quien se comunicó por error con Knorek, pues quería llamar a los bomberos.

Según el medio A noticias la mujer se ofreció a ayudarlos por teléfono, dándoles todas las instrucciones a los padres, quienes le contaron que habían amamantado a su pequeña y que la habían dejado en la cuna, pero cuando fueron a revisar cómo estaba, la encontraron morada y sin respirar.

Finalmente, luego de ese susto y tres intentos el bebé comenzó a respirar nuevamente: ” Es muy gratificante y da más ímpetu para trabajar y hacer el bien”, expresa la mujer al medio.

Luego de eso los bomberos llegaron al la casa de la familia, pero por fortuna la pequeña no tuvo que ser llevada al hospital. El hecho ocurrió en Joinville, un municipio de Brasil.

Por eso es muy importante que los padres tengan conocimiento de cómo actuar en estos casos de asfixia en bebés, existe información y cursos de instituciones médicas en el país que le brindan todas las herramientas.