En ese momento, la mujer se encontraba con su jefe, Peter Seferi, pues ambos habían quedado de reunirse para hablar sobre un asunto de trabajo, informó The Surrey Advertiser.

En entrevista con ese periódico, el hombre contó que tan pronto llegó a la casa de Celia, sintió un intenso olor a químicos:

“El olor era fuerte, podía sentirlo en mi pecho”.

Peter agregó al mismo medio que, en cuestión de minutos, Celia empezó a respirar de manera agitada y después se derrumbó, por lo que él llamó a emergencias; mientras llegaba una ambulancia, el hombre se encargó de hacerle reanimación cardiopulmonar.

La mujer fue trasladada a un hospital, donde murió luego de permanecer 4 días en un coma inducido, reportó el mismo diario.

De acuerdo con Daily Mirror, a la mamá de la víctima le confirmaron que su hija falleció luego de tener un “severo ataque de asma”, producido por la inhalación de los vapores que liberaron 2 productos de aseo: cloro y presuntamente un limpiador de sanitarios.

“Todavía estoy en un estado de incredulidad”, expresó la madre, quien ahora insta a las personas a no mezclar cloro con otros productos de limpieza, concluyó el rotativo inglés.