Aunque la pareja de esposos no tenía ninguna enfermedad preexistente, el COVID-19 los derrotó: el hombre, de 59 años, falleció el 26 de julio, y 4 días después, Angie, de 57 años, tuvo el mismo destino, informó WXIA-TV.

En entrevista con ese medio, el adolescente —nacido en Atlanta— manifestó que no solo quedó “destrozado” por haber perdido a sus papás en tan poco tiempo, sino también porque, por seguridad, los médicos le prohibieron despedirse de ellos.

“Sé que me están mirando desde arriba y serán ellos los que me den fuerzas para superar esto”, agregó el joven.

En su cuenta de Twitter, Justin compartió un mensaje que les escribió a sus papás. “Queridos papá y mamá, gracias por hacer de mí la persona que soy ahora. Gracias por siempre empujarme hacia la dirección correcta. Gracias por siempre darme la fuerza para superar mis límites”, dice la misiva al inicio, y luego continúa con otras palabras de agradecimiento por el amor que Angie y Eugene le dieron al joven.

Al final, el menor comenta lo siguiente:

“Los amo y los extrañaré mucho. Siempre los llevaré en mi corazón. Y de ahora en adelante todo lo que haga será por ustedes. Te amo, mamá; te amo, papá. Descansen en el paraíso”.

En Go Fund Me, una amiga de la familia creó una campaña de recaudación de fondos para ayudar a Justin; aunque el objetivo era de 350.000 dólares (unos 1.300 millones de pesos), este se cumplió rápidamente, e incluso llegó a casi 450.000 dólares (más de 1.600 millones de pesos).