De acuerdo con las investigaciones del caso, la Policía del condado de Volusia recibió el 2 de enero de 2018 una llamada del joven, quien reportó la desaparición de su madre y el robo de su residencia, informó KIRO 7.

El noticiero, igualmente, señaló que los agentes llegaron al lugar y encontraron la vivienda, aparentemente, saqueada. No obstante, notaron que Ramos tenía pequeñas heridas en su rostro, por lo que no creyeron en su testimonio.

“Cuando se le preguntó, Gregory informó que resultó lesionado durante una pelea en la escuela, pero luego le dijo a su padrastro que se había caído de las escaleras”, indicó el informe policial, citado por este mismo medio.

Después de dos años de investigaciones, el adolescente de 17 años aseguró que estranguló a Cleavenger hasta causarle la muerte debido a que lo regañó por sacar malas calificaciones en el colegio, precisó el informativo estadounidense.

Ramos, según KIRO 7, recogió el cadáver de la mujer en una carretilla y llamó a dos amigos, identificados como Dylan Ceglarek y Brian Porras. Posteriormente, los tres jóvenes simularon el atracó de la vivienda y llevaron el cuerpo a una iglesia, donde la enterraron.

Aunque es menor de edad, Gregory fue juzgado como un adulto y tendrá que pagar una condena de 45 años de prisión por asesinato en primer grado, abuso de un cadáver y manipulación de pruebas, agregó este mismo medio.

“Esta fue una tragedia más allá de la comprensión. Que Gail Cleavenger descanse en paz. Gracias a los agentes, detectives y fiscales que trabajaron tan duro en este difícil caso”, manifestó Mike Chitwood, alguacil del condado de Volusia, en un comunicado.

El noticiero, por último, indicó que Ceglarek y Porras fueron acusados formalmente de complicidad y también serán juzgados como mayores de edad. Sin embargo, todavía no han sido sentenciados.