Cuando se encuentran fósiles que no están en buen estado, hay trozos que dejan rastros de tejidos que sirven para conocer de donde provienen, y encontrar sangre en un mamífero, según Gizmodo, es casi imposible.

Este caso es muy especial, porque se está hablando de un cuerpo que se encontró completo, lo cual es “extremadamente raro para los hallazgos paleontológicos, pues generalmente están incompletos, fragmentados, con graves deformaciones corporales o están fuertemente momificados”, dice el Dr. Grigoryev, citado por The Siberian Times.

La autopsia demostró que este animal murió ahogado en el barro. El frío del lugar hizo que los órganos internos y su pelo se conservaran.

Captura de pantalla / The Siberian Times

Al respecto, notaron que aún había sangre en estado líquido dentro de los vasos sanguíneos.

De acuerdo con este medio, esto ayudaría a revivir una especie extinta. Esta vez, se trataría del caballo Lenskaya que vivió hace 42.000 años, indica The Siberian Times.

El hallazgo fue en el cráter de Batagaika.

Además, este no sería el único proyecto, ya que los investigadores planean devolverle la vida a un mamut lanudo.

Captura de pantalla / The Siberian Times