Como este es un caso civil sin cargos criminales asociados, las autoridades no están obligadas a dar el nombre de los implicados. Por ello, la cadena Fox llamó ‘Charlie’ a este estadounidense que demandó a sus progenitores.

Según ese medio, todo se remonta a octubre de 2016, cuando ‘Charlie’ se mudó a la casa de sus papás en Grand Haven, estado de Míchigan, después de divorciarse de su esposa. Este hombre se quedó 10 meses allí, pero en 2017 sus padres le pidieron que se fuera, luego de varias peleas, incluso la policía estuvo involucrada en algunas de ellas.

Cuando se mudó a Indiana, dejó sus pertenencias en Grand Haven. Sin embargo, sus papás viajaron en noviembre de 2017 para entregarle sus cosas, pero faltaba su masiva colección de porno, explica Fox.

Tenía 12 cajas llenas de películas, más otras dos con “juguetes sexuales” y, según cuenta en la demanda, sus papás destruyeron todo.

Cuando ‘Charlie’ decidió denunciar este hecho, un fiscal se negó, en 2 ocasiones, a imputarles cargo a sus papás, detalla la cadena estadounidense. Luego, recriminó a su padre por correo, pero este le respondió:

“Lo creas o no, una de las razones por las que destruí el porno fue por tu propia salud mental y emocional. Habría hecho lo mismo si hubiera encontrado un kilo de cocaína. Espero que entiendas algún día”.

Además, explicó a Fox que su hijo fue expulsado de la escuela secundaria y la universidad por vender pornografía a otros estudiantes. “En ese momento advertí que si alguna vez volvía a encontrar pornografía en mi casa, la destruiría”.

‘Charlie’, mediante su abogado, ahora está demandando a sus papás por 86.822 dólares, más de 272 millones de pesos, finaliza Fox News.