La mujer simuló que todo había sido un intento de suicidio, pero el hombre sobrevivió y lo contó todo, publica el diario local Clarín.

Báez, de 50 años, salió corriendo del montallantas de su marido para pedir ayuda y dijo que lo había encontrado colgado de una viga y lo creía muerto. Sin embargo, cuando los policías alertaron a las autoridades de la situación y una ambulancia llegó, se dio cuenta de que Ramírez estaba vivo y lo trasladaban a un centro médico, señala el mismo medio.

Al llegar al hospital, los médicos declararon en coma a la víctima, de 44 años. La policía empezó a investigar con los vecinos y, en un interrogatorio, Leonor Báez señaló que se había intentado quitar la vida porque había tenido una pelea, explica Clarín.

Las pesquisas de la policía argentina confirmaron que la pareja se había casado el pasado 15 de febrero, luego de un corto romance de tan solo un mes, y que el día del supuesto suicidio Báez había estado en el montallantas junto a Higinio Ocampo Morales, de nacionalidad paraguaya, detalla el rotativo argentino.

Las dudas de los investigadores se confirmaron 5 días después cuando Héctor Eduardo Ramírez se despertó. El sujeto denunció que su esposa y el amante lo golpearon en la cabeza, lo arrastraron hasta el fondo del local, le colocaron un cable alrededor del cuello y lo colgaron de una viga para simular el suicidio, finaliza Clarín.