Esa suma de dinero fue justamente la deuda que acumuló tras apostar varias veces por internet. Para pagarla, el hombre se contactó con una pareja a través de una página web y le ofreció a su hija diciéndoles que no podía sostenerla porque supuestamente se había divorciado y sus padres estaban muertos, informó Daily Mail citando medios locales.

Tras llegar a un acuerdo, el padre de la niña le dijo a su esposa que iría a visitar a su mamá (que vive a unos 140 kilómetros de distancia) y que se llevaría a la menor con él. Durante 3 meses, la mujer no vio a su hija. Aunque ella le preguntaba constantemente a su marido por la pequeña, él siempre sacaba excusas “para retrasar su regreso”, indicó el diario británico.

En febrero pasado, la mujer revisó el celular de su esposo y descubrió la captura de pantalla de una conversación que él había tenido con los compradores de la niña. Al percatarse de lo que había ocurrido, denunció el hecho con la policía, agregó el medio.

Las autoridades capturaron al hombre bajo sospecha de trata de personas, y este confesó que lo había hecho por las deudas que tenía. Los oficiales también localizaron a la niña y la llevaron de vuelta a su hogar, concluyó Daily Mail.