Robert Weber, de 58 años, fue encontrado cerca de una represa por un propietario local el pasado domingo, después de haber sido visto por última vez el 6 de enero saliendo de un hotel en Kilkivan, a unos 200 kilómetros al norte de Brisbane.

La policía de Queensland dijo que los primeros indicios sugerían que el coche de Weber se quedó atrapado en el fango en una carretera. 

Permaneció en su coche con su perro durante tres días antes de quedarse sin agua”, indicó la policía en un comunicado.

“Luego salió a pie, se perdió y se quedó en una represa, donde sobrevivió durmiendo en el suelo, bebiendo agua de la represa y comiendo setas”, agregó la policía.

Los equipos de rescate habían suspendido la búsqueda por aire y tierra al no encontrar ningún rastro del hombre a pesar de haber examinado “densos matorrales, ríos, represas y terrenos escarpados en condiciones de humedad”.

Weber fue trasladado al hospital “sufriendo por la exposición a la intemperie pero por lo demás se encontraba bien y a salvo”, dijo la policía, y explicó que no se ha encontrado a su perro.