“El nido para bebés tiene por objetivo permitirles a las madres desesperadas dejar a sus bebés en un sitio que no es solo seguro y acogedor, sino supervisado”, reza un comunicado de la entidad sin ánimo de lucro Corvia, citado por The Brussels Times.

El buzón fue creado por esta entidad en 2017, pero el entonces alcalde de la capital belga, Pierre Muylle, no autorizó su apertura con el argumento, según el medio, de que un sitio así alentaría a más madres a abandonar a sus hijos recién nacidos.

Este trino anuncia la puesta en marcha de la iniciativa:

Este video explica cómo funciona el buzón:

Por su parte, el portal Cultura Colectiva señala que el inicio de esta iniciativa se da luego de que la ONG en cuestión iniciara un litigio contra la alcaldía de la ciudad para que reversara la decisión con el argumento de que no se trata de incitar el abandono de neonatos, sino darles opciones a padres que por alguna razón no los puedan cuidar.

El Diario Financiero describe a estos dispositivos como unos receptáculos en forma de cuna, con una puerta y calefacción adentro. Funciona muy parecido a un buzón para cartas o paquetes, solo que de mayor tamaño.

Eso sí, el diario advierte que una vez que se deja al bebé dentro la puerta ya no se puede abrir de nuevo, a menos que se tenga una llave, y se genera una alerta para que miembros de la ONG lo vengan a recoger.

La persona que deje al bebé tiene la opción de hacerlo de manera anónima o de dejar sus datos, si así lo prefiere.

Una iniciativa de ese estilo evitaría que madres desesperadas por no saber qué hacer o cómo criar a sus bebés los abandones en sitios públicos, a la intemperie o en basureros, como le sucedió a esta bebé que fue dejada en un botadero en el sur de Bogotá el pasado 6 de agosto.