De acuerdo con la agencia de Salud Pública, en Francia se presentaron 45.422 nuevas infecciones de coronavirus en las últimas 24 horas, con lo que el número de contagios diagnosticados se acerca a los 1,1 millones.

La entidad, igualmente, indicó que la incidencia de los casos también ha subido recientemente hasta los 314,7 contagios por cada 100.000 habitantes. Además, se ha superado el umbral de los 500 enfermos diarios en seis departamentos, casi todos en la región de Lyon.

Aunque su incremento no ha sido tan exponencial, el ministerio de Sanidad confirmó que 138 personas murieron debido a la enfermedad respiratoria en las últimas 24 horas. En total, en el país europeo se han reportado 34.645 decesos asociados al virus.

En la actualidad, 15.637 pacientes están hospitalizadas por COVID-19 en Francia, de los cuales 2.491 se encuentran en la unidad de cuidados intensivos. Por el momento, el sistema sanitario no ha colapsado.

Este sábado, entre tanto, se extendió el toque de queda a 54 departamentos más, en los que viven 46 millones de personas, aproximadamente. En París esa medida lleva en vigor cerca de una semana.

Emmanuel Macron, presidente francés, reconoció que, aunque es demasiado pronto para decidirlo, podrían haber “algunos confinamientos locales” en los próximos meses para frenar la segunda ola del COVID-19.