De acuerdo con la cadena CBS, la oficial del departamento de vida silvestre de esa ciudad, Sarah Watson, respondió al llamado de la mujer que avisó que había recogido al lince, aparentemente atropellado por un carro, cerca de la avenida Academy  y la calle Woodmen.

Cuando Watson llegó al lugar de encuentro, se sorprendió al ver al animal moribundo y que se asomaba por debajo de una manta con la que fue envuelto por la mujer.

“La oficial les pidió, a la señora y a su hijo de 3 años, que se hicieran detrás de la camioneta y así poder sacar al gato salvaje y ponerlo en una caja grande. El lince gruño, luchó y mostró sus garras delanteras a pesar en muy grave estado de salud”, declararon los funcionarios de la policía de Colorado a la misma cadena.

En diálogo con CBS, la agente Sarah Watson explicó que los linces pueden hacer bastante daño y están preparados para devorar a sus presas. “Un niño de ese tamaño definitivamente no habría sido un problema. Pero, afortunadamente, no llegó a eso”, dijo.

“Entendemos que hay amantes de los animales, solo queremos que las personas sepan cuándo encuentran un animal herido de cualquier tipo que sea nos llamen. No importa si es un ciervo o un gato montés, puede representar una amenaza para usted”, añadió Watson a ese medio.

Por último, la policía instó, mediante un mensaje en su cuenta de Twitter, a los ciudadanos de Colorado Springs a que “nunca recojan animales salvajes”, contó la historia de esta mujer y señaló que el lince fue sacrificado, debido a la gravedad de sus heridas.