Casey McCormick, de 30 años de edad, dialogó con The New York Post al cual le dijo que sintió angustia cuando vio lo que estaba segura estaba pasando. Para ella, un parasol rojo era una mujer que quería lazarse desde el piso 11 de un edifico en Manhattan.

La mujer estaba en su oficina en el momento que decidió llamar a la policía para alertar un posible suicidio: “”Están pasando tantas cosas [políticamente] que no me sorprendería que alguien tomara esa decisión y me pareció muy aterrador”, explicó McCormick al mismo diario relacionando una nueva legislación en EE. UU. sobre el aborto.

Pero no fue solo McCormick la que pensó que alguien estaba a punto de suicidarse, pues cuando vio esa escena consultó con sus compañeros de trabajo si veían lo mismo. Recibió algunas respuestas afirmativas y ahí decidió llamar a la policía, explica el medio neoyorquino.

Sin embargo, 15 minutos más tarde recibió en su celular una foto del oficial que había llegado hasta esa terraza y le mostró que todo se trataba de una gran sombrilla roja, detalla The New York Post.

“Es un paraguas. Todo a salvo “, decía el texto acompañado de la imagen. Después, McCormick contó que se “derritió de la pena” en su silla, pero que se sintió feliz de que nadie estuviera poniendo en riesgo su vida.

“Esta mañana llamé al 911 porque pensé que una mujer vestida de sirvienta estaba a punto de saltar de un edificio”, publicó Casey McCormick en una historia de Instagram, y luego en su cuenta Twitter.