Dos alpinistas indios murieron en el Everest ayer (jueves)“, declaró Acharya, portavoz del departamento de Turismo de Nepal. Además, organizadores de expediciones anunciaron el fallecimiento de un tercer alpinista.

Por estos días se forman atascos impresionantes en esta montaña de 8.848 metros por las condiciones meteorológicas porque entre finales de abril y de mayo el clima es menos extremo en la cima del mundo, y más ventajosas para el ascenso.

La india Kalpana Das, de 52 años, llegó a lo alto pero murió el jueves por la tarde cuando bajaba. Otro montañero indio, Nihal Bagwan, de 27 años, también falleció en el descenso.

Estuvo bloqueado en el embotellamiento durante más de 12 horas y estaba agotado. Unos guías sherpa lo trajeron al campo 4 y allí murió“, relató Keshav Paudel de la agencia Peak Promotion.

En el lado tibetano de la montaña, menos frecuentado que el nepalés, murió un alpinista austríaco de 65 años, anunció un organizador de expedición.

El año pasado murieron cinco personas en el Everest.

Desde que las autoridades nepalesas liberaron el ascenso a esta montaña en los años 1990, las expediciones comerciales aumentaron y por lo tanto el número de alpinistas.

Este año Nepal concedió para la temporada de primavera un récord de 381 permisos, al precio de 11.000 dólares por persona, según los últimos datos disponibles.

Cada titular de un permiso va acompañado de un guía. Esto significa que unas 750 personas coinciden en la ruta.

Al menos otras 140 recibieron permisos para escalar el Everest desde el flanco norte, en el Tíbet.