En enero de 2018, la adolescente hizo un publicación anónima en Facebook en la que contó que asistió a una fiesta en la casa de uno de los acusados; allí, según su testimonio, perdió la consciencia y, de repente, una amiga la encontró siendo violada por 4 jóvenes mientras otros 2 veían, recogió La Nación.

De acuerdo con el diario argentino, la víctima añadió que recogió sus cosas en medio de un “estado de shock”, y que después de la violación tuvo un intento de suicidio.

Luego de identificar a la joven, el fiscal Fernando Rivarola comenzó una investigación de lo sucedido y a mediados del año pasado se citó la primera audiencia, reportó el mismo medio y añadió que desde ese instante la víctima empezó a recibir amenazas, por lo que ella y su familia tuvieron que mudarse de casa.

Infobae señaló que 5 de los 6 acusados fueron imputados por “abuso sexual gravemente ultrajante con acceso carnal agravado por la participación de dos o más personas”.

El portal agregó que para avanzar en el cierre de este caso, el fiscal Rivarola acordó un juicio abreviado con los 5 jóvenes, “lo que implica una pena menor y una admisión de la culpa de los acusados”; para esto, “hubo aceptación de la víctima”.

Con lo anterior, la causa quedó consignada como “abuso sexual simple, agravado por la participación de dos o más personas”, y el fiscal lo describió como un “accionar doloso de desahogo sexual”, lo que desató la indignación de los argentinos, indicó el medio.

En un comunicado —conocido por Clarín e Infobae— el Ministerio Público Fiscal de Chubut afirmó que las palabras de Rivarola fueron sacadas de contexto. Asimismo, intentó explicar por qué el abuso sexual fue descrito como “desahogo sexual”:

“En palabras simples, el abuso sexual es justamente un conducta que busca el desahogo sexual del autor sabiendo que lo hace sin el consentimiento de la víctima, que va a cometer una ataque sexual, que se trata de un delito, y consciente de ellos avanza sin consideración del daño que va a provocar en esta”.

Esa explicación no convenció a muchas personas, entre ellas a Yael Bendel, asesora general del Ministerio Público Tutelar de Buenos Aires. En Twitter, ella aseguró que “utilizar la frase ‘desahogo sexual’ da cuenta de la falta de perspectiva de género y de infancia que tiene el fiscal Rivarola”.

Según ella, se debería evaluar si el fiscal “es idóneo para perseguir delitos tan aberrantes como lo es el abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes”.