El pequeño nació en Irak con la extraña enfermedad, de la que sólo existen cinco o seis casos en el mundo. En el útero, unos gemelos fusionaron sin que uno de los fetos absorbiera completamente al otro.

El artículo continúa abajo

El padre del bebé, Sarwed Ahmed Nadar, llevó a su hijo a India donde un equipo médico lo sometió a tres operaciones sucesivas, cerca de Nueva Delhi.

“Nos lo trajeron cuando apenas tenía dos meses y su caso era bastante excepcional. La mayoría de las técnicas quirúrgicas que hemos empleado no habían sido utilizadas hasta la fecha”, declaró a la prensa Gaurav Rathore, un miembro del equipo médico.

“Hasta ahora nuestra empresa ha sido un éxito. Karam es un joven bebé muy valiente. En realidad es un niño muy alegre”, añadió.

Los cirujanos del hospital Jaypee de Noida, ciudad cercana a la capital india, extirparon primero dos miembros que tenía adheridos al estómago y, luego de haber corregido una complicación cardíaca, pudieron quitarle los demás miembros sobrantes, ocho en total.

Conforme vaya creciendo, Karam necesitará más operaciones quirúrgicas para corregir otras anomalías.

Su padre, de 28 años, espera que pueda crecer como un niño normal. “Había muchos riesgos, pero nunca perdí la fe”, concluyó.

Información de AFP