Pero hay más: la pareja había comenzado a salir hace apenas dos meses, hasta el domingo pasado, cuando Clark degolló a la joven (que contaba con 170.000 seguidores en Instagram) en el viaje de regreso de Nueva York a la ciudad de Utica, después de una discusión que se extendió durante los 400 kilómetros de recorrido en carro.

Los roces entre ambos habían comenzado la víspera, después de salir de un concierto en la ciudad de Nueva York. Se cree que el origen de la riña fue un ataque de celos.

Después de matar a la joven muy conocida en internet, Clark avisó a las autoridades, pero antes publicó en redes sociales fotos del crimen.

Cuando llegó la Policía, el joven intentó suicidarse, un acto del que también tomó una foto para compartirla a través de una historia de Instagram, aunque fue rápidamente llevado al hospital, donde fue operado.

Junto al cadáver de la joven, las autoridades encontraron una pintada en espray con el mensaje “May you never forget me” (“para que nunca me olvides”).

“Nuestra familia está devastada por la pérdida de nuestro bello ángel, Bianca. Nuestras vidas han cambiado para siempre; nuestros corazones están rotos. Mi corazón está completamente destrozado, después de haber perdido a mi mejor amiga”, dijo la madre de la joven, Kimberly Devins, en un comunicado.

“Aunque no pude estar ahí para protegerla de este violento final, ahora seré su voz para difundir el mensaje de amor y no violencia”, añadió.

El funeral de Bianca tendrá lugar este viernes en Utica, en el norte del estado de Nueva York, según su obituario hecho público este miércoles. El velatorio será este jueves, también en la localidad neoyorquina de Utica.

En lugar de flores, la familia pidió a través del obituario que se done dinero a un fondo creado en su nombre para el pago de becas para estudiar, a cuidado de The Community Foundation.

Nacida el 2 de octubre de 2001, la joven se había graduado recientemente del instituto y estaba a punto de ingresar en la universidad.

Definida como “una aspirante a modelo y artista talentosa”, Devins amaba tocar el ukelele y a los animales.

“Bianca era muy atenta y compasiva, ayudó a muchos de sus amigos en sus tiempos difíciles. Su pasión, la que quería seguir en su futuro profesional, era la de ayudar a adolescentes en problemas”, aseguran. Hasta que conoció a Clark un verdadero enfermo de Instagram.