Musk, que es muy activo en Twitter, comentó el pasado sábado otro proyecto de ley de estímulo del gobierno para ayudar a impulsar la economía estadounidense, en medio de la pandemia por el coronavirus, “no sería lo mejor para el pueblo”.

Enseguida, un internauta le comentó que lo que no fue bueno para el pueblo, fue que “el gobierno de EE.UU. organizara un golpe de Estado contra Evo Morales en Bolivia para que pudieras obtener el litio allí”.

Ahí fue cuando llegó la respuesta de Elon Musk que desató una fuerte polémica que hasta Morales discutió en Twitter. “¡Daremos un golpe a quien nos dé la gana! Lidia con ello”, escribió el multimillonario, quien afirmó en otro tuit que Tesla obtiene su litio de Australia.

Posteriormente, luego de la controversia, Musk eliminó el tuit, no sin antes llamar la atención del expresidente boliviano Evo Morales.

El exmandatario comentó en la misma red social lo dicho por el multimillonario nacido en Sudáfrica, pero con nacionalidades canadiense y estadounidense.

“Otra prueba más de que el golpe fue por el litio boliviano; y dos masacres como saldo. ¡Defenderemos siempre nuestros recursos!”, indicó el exmandatario.

De acuerdo con el diario boliviano La Razón, días antes de que Evo Morales renunciara a su cargo “impulsada por agentes externos y por intereses de las riquezas naturales”, el expresidente había anulado un contrato con la empresa alemana ACI Systems Alemania (ACISA) para industrializar el litio.

Aunque es cierto que Tesla, como dice Musk, recibe litio de Australia, algunas informaciones apuntan a que también es uno de los clientes de ACISA, agrega el mismo medio.

Las polémicas palabras de Musk desataron el debate en redes sociales. El periodista Max Blumenthal afirmó que el tuit “prácticamente se atribuye el mérito golpe de litio boliviano”, mientras que el comunicador argentino Carlos Montero calificó la declaración de “muy fuerte”, diciendo que “el dueño de Tesla se jacta” del golpe de Estado en Bolivia.