El documento dice que Hitler obtenía placer sexual haciendo que le defecaran encima y que le gustaba que las mujeres lo patearan con violencia mientras realizaba juegos sexuales, destaca el New York Post.

Dicho dossier sobre el líder nazi fue compilado por el doctor Walter C. Langer, a quien le fue encomendada la tarea durante la Segunda Guerra Mundial con el fin de conocer o detector puntos débiles del principal enemigo de los aliados, señala el diario británico Daily Star.

En el informe ‘Análisis sicológico de Adolfo Hitler, su vida y su leyenda’, el médico concluye que Hitler sufría de una condición conocida como coprofilia, es decir, el gusto por los excrementos en relación con sus preferencias sexuales: “La práctica de esta perversión representa las profundidades más recónditas de la degradación”, dice el informe citado por el ‘Post’.

Y para llevar a cabo estos fetiches, el reporte asegura que al líder de los nazis le gustaban las chicas campesinas, de extracción muy humilde. Según palabras del subalterno de Hitler, Ernst Roehm, “A él le gustaba ver a las campesinas cuando se agachaban en el campo mientras trabajaba; le gustaba mirarlas por detrás y prefería las de nalgas grandes y redondas. Qué hombre, ese Hitler”.