Los militares anunciaron en su cuenta de Twitter que las huellas fueron encontradas por un Equipo de Expedición de Montañismo cerca del campamento base de Makalu, en Nepal.

De acuerdo con la comunicación, el tamaño de las impresiones en la nieve era de unos 81 centímetros de largo por 38 de ancho.

La ubicación de las huellas se dio a unos 20 kilómetros del Monte Everest, en plena cordillera del Himalaya, en uno de los bordes del Parque Nacional Makalu-Barun, donde se han producido los avistamientos conocidos:

CNN informa que el ejército indio no suele aventurarse con este tipo de teorías mayoritariamente fantasiosas a las que están acostumbrados como parte de su folclor cultural, por lo que un reconocimiento de este tipo es definitivamente una muestra de qué tan serio se lo tomaron.

Asimismo, reseña un estudio de 2017 en el que se analizaron muestras de pelo, huesos y heces que pertenecerían a la criatura, concluyendo que se trataría de un oso superdesarrollado.

Aunque la mayoría de comentarios bromearon al respecto, el trino recibió más de 32 mil ‘Me gusta’, 14 mil réplicas y 3.600 respuestas que tuvo.

Muchos usuarios comentaban el extraño patrón que dejaron las huellas, que no parecían del todo pesadas, pero sobre todo porque se encontraban dispuestas en una línea completamente recta.

Así lo reportó el ejército de ese país en su cuenta de Facebook: