En febrero de 2015, Borja W. V., empleado en una discoteca, persiguió y propinó dos puñetazos a un hombre que acababa de robarle el bolso a una mujer en la localidad de Fuengirola.

El ladrón cayó al suelo, y murió dos días más tarde a causa de un traumatismo craneoencefálico con hemorragia cerebral, según la sentencia del tribunal de Málaga que en diciembre condenó a Borja a dos años de cárcel por homicidio por imprudencia grave, y a indemnizar con 180.000 euros a las dos hijas de su víctima. La pena fue confirmada en abril por un tribunal de apelación.

El mediático asunto tomó un giro político cuando Vox lanzó en los últimos días una campaña para recaudar dinero y ayudarlo a pagar la indemnización.

En España las personas condenadas a penas de hasta dos años de cárcel no van por lo general a prisión si carecen de antecedentes penales. No obstante, el tribunal amenaza con encarcelarlo si no paga los 180.000 euros.

En este debate sobre la ejecución de la pena, la fiscalía se mostró favorable a suspender su ingreso en prisión y a que pueda pagar la indemnización en un plazo de 5 años. El juez debe aún tomar una decisión.

Por el momento, la campaña de Vox ha permitido recaudar al menos 110.000 euros, aseguró el miércoles el portavoz parlamentario del partido, Iván Espinosa de los Monteros.

Borja “es un héroe, es un ejemplo para la sociedad española, que puede acabar en la cárcel por haber ayudado a una mujer“, dijo Espinosa de los Monteros.

Según el abogado del condenado, Alfredo Herrera, el dinero será entregado directamente al tribunal. El dinero no va a pasar por manos de Borja ni nada”, comentó en el canal Antena 3.

Varias personalidades del mundo del derecho defendieron sin embargo la decisión del tribunal y denunciaron una instrumentalización política del caso.

No es legítima defensa matar a golpes a otra persona tras perseguirla para recuperar un bolso robado y marcharse luego sin avisar a la policía. Pretender legalizar la conducta del caso Borja solo puede llevar al fascismo ciudadano“, escribió en Twitter Joaquim Bosch, portavoz del sindicato Jueces para la Democracia, considerado de izquierdas.