El suceso aconteció en la ciudad de Santa Maria da Feira (Portugal), por un grave error del Hospital de Oliveira de Azeméis, que lucha contra la pandemia del coronavirus, publica el diario Jornal de Noticias.

Según el relato del mismo medio, un anciano de 92 años, que fue hospitalizado por respiratorios y que en su proceso de recuperación contrajo el coronavirus, fue dado por muerto y tan solo 20 días después, tras darse cuenta del error, el centro médico avisó a la familia que seguía vivo.

Aurelino Vieira, hijo del nonagenario, explicó al rotativo portugués que su papá fue declarado muerto el pasado 10 de enero y él, junto a su familia, lo enterró 2 días más tarde. Nunca pudo ver su cuerpo para reconocerlo por las medidas de bioseguridad contra el COVID-19, detalla Jornal de Noticias.

Tras 20 días de duelo, fue hasta este 31 de enero que Vieira fue notificado sobre el error de identificación. Le confirmaron que su papá estaba vivo y se disculparon por todas las molestias causadas.

Luego de visitarlo en el hospital, el hombre le dijo al mismo diario que su papá está “consciente y lúcido”. “Sé que a estas alturas los médicos están trabajando duro, pero espero que este evento sirva para tener más cuidado en el futuro”, finalizó Aurelino Vieira, al entender que fue un error causado por la tensión de la pandemia.

Un suceso casi idéntico ocurrió hace unos días en la ciudad de Lugo, España, donde una anciana fue confundida con su compañera de cuarto en un geriátrico y fue dada por muerta equivocadamente.

La familia de la española también celebró el entierro y no fue hasta 10 días después de que se enteró que estaba viva.