Después de la muerte de Fidel Castro en 2016, el retiro de su hermano Raúl, próximo a cumplir 90 años y relevado por Miguel Díaz-Canel (de 60 años), pasa una página histórica en Cuba. La mayoría de sus habitantes no conocieron a otra familia dirigente que no fuera la de los dos hermanos.

A partir de las 8:00 de la mañana, hora colombiana, varias centenas de delegados del partido único, procedentes de toda la isla, se reunirán por cuatro días en el Palacio de las Convenciones de La Habana, para debatir los temas medulares del país.

Este cónclave a puerta cerrada, que se inaugura 60 años después de que Fidel Castro proclamara el carácter socialista de la revolución, será transmitido al menos parcialmente por televisión.

La designación de Díaz-Canel como nuevo primer secretario, el cargo más importante en Cuba, podría tener lugar durante su sesión final, el próximo lunes.

Cubanos, más preocupados por escasez de alimentos

Junto con Raúl Castro, deben pasar a retiro grandes nombres de la generación histórica —la que hizo la revolución de 1959—, incluidos el número dos del Partido, José Ramón Machado Ventura, de 90 años, y el comandante Ramiro Valdés, de 88.

En las calles de La Habana, sin turistas debido a la pandemia, los cubanos parecen más preocupados por la escasez de alimentos, las largas filas frente a los supermercados y la espiral inflacionaria que desató la reciente unificación de las dos monedas que tenía el país.

“Tengo esperanza de que con el congreso esto mejore, porque los precios están muy altos; los salarios subieron, pero en definitiva no alcanza [el dinero]”, lamenta María Martínez, jubilada de 68 años.

Para Norman McKay, analista de la Unidad de Inteligencia de The Economist, “la salida de [Raúl] Castro es un acontecimiento histórico no solo porque marca el fin de una dinastía que ha durado más de 50 años, sino también porque se produce en medio de un período de importantes dificultades y perturbaciones económicas”.

“Esto no significa necesariamente que vaya a haber un cambio brusco en el estilo del partido comunista”, pero “internet va a facilitar una mayor demanda de responsabilidad y de libertades, planteando al gobierno desafíos que serán difíciles de ignorar para el Partido Comunista”, agrega.

(También puede leer: Así es la lujosa mansión que alquila la nieta del socialista Raúl Castro, en La Habana)

En los últimos meses, Cuba ha experimentado una inédita agitación social, impulsada por la llegada reciente del internet móvil, con manifestaciones de artistas, protestas de disidentes y movilizaciones de otros sectores de la sociedad civil como los defensores de los animales.

Las redes sociales también se han hecho eco del reclamo de jóvenes por más libertad política y de expresión.

Salida de Raúl Castro “no es un cambio real”

“Que Raúl Castro ceda la dirección del Partido Comunista en Cuba no es un cambio real”, dijo el martes en Twitter el senador estadounidense de origen cubano, Marco Rubio. “Pero el cambio real ya está en marcha”, anotó, refiriéndose a la actual agitación social.

Para el analista político Harold Cárdenas, “hay un sentimiento grande de cansancio en la sociedad, un cansancio que es una mezcla de la política de la administración Trump hacia Cuba de máxima expresión, con la falta de confianza en los proyectos y las promesas del liderazgo cubano”.

Esto es lo que “la oposición del país está tratando de capitalizar”, indicó Cárdenas.

Las sanciones de Donald Trump hicieron desaparecer en 2019 los cruceros repletos de turistas estadounidenses, y un año después pasó lo mismo con las agencias de la compañía Western Union, mediante la cual los cubanos recibían remesas de familiares y amigos en el extranjero.

Los isleños también están angustiados con el aumento de los mercados que operan en dólares, moneda a la que la mayoría de ellos no tiene acceso.

En la presidencia del país desde 2018, Díaz-Canel será el primer civil que también dirigirá el partido, en el que ha desarrollado toda su carrera.

Raúl “sería el último [Castro] en ocupar ese cargo”, señala el profesor de 47 años, Villanis Vargas. “Pero bueno, está el relevo, el relevo que está instruido, está capacitado y creo que nuestro país salga adelante con eso”.