Las cifras suponen 655 muertes y 8.578 nuevos casos respecto al informe de ayer (miércoles), mientras que hay 3.679 pacientes en cuidados intensivos.

El número de pacientes curados se disparó un 30,7 % hasta las 7.015 altas hospitalarias. Madrid sigue siendo la región más afectada, con 265 muertes en las últimas 24 horas, hasta un total de 2.090 fallecimientos.

El incremento de los fallecidos de un día a otro fue del 19 %, menos que el miércoles (+27 %), cuando se reportaron 738 muertos más.

España es el segundo país del mundo con más fallecidos por COVID-19, solo por detrás de Italia, y ya por delante de China, donde se originó la pandemia.

La extensión de la epidemia en los últimos días ha desbordado numerosos hospitales del país, donde el personal sanitario trabaja muy tensionado para tratar la fuerte afluencia de pacientes.

Las urgencias están sobrepasadas en estos momentos“, dijo por teléfono Jorge Rivera, portavoz del hospital de Leganés, cerca de Madrid.

Según él, el centro “está trabajando por encima de sus posibilidades, porque prácticamente todo el hospital está empeñado en luchar contra el coronavirus, tanto UCI como en plantas generales. El personal se está dejando la piel“.