Las protestas comenzaron por retrasos en la apertura de comercios a primera hora de la mañana que causaron “desespero” y terminaron en disturbios, dijo el diputado opositor Robert Alcalá, quien explicó que al pasar los minutos, la situación se llenó de violecia. 

Tres hombres, dos mujeres y dos adolescentes fueron heridos“, detalló el parlamentario, destacando que dos fueron baleados “presuntamente” por efectivos de la militarizada Guardia Nacional que controlaban la revuelta. “Hay seis comercios saqueados”, agregó el legislador.

De acuerdo con Provea, ONG defensora de derechos humanos, los involucrados protestaban por “el alto costo de la vida y escasez de gasolina”, agudizada durante la emergencia por el nuevo coronavirus.

Fui a hacer un mercadito y la gente se lanzó a las calles a saquear (…). No se puede estar en cuarentena pasando necesidad”, comentó Domingo Sánchez, técnico de teléfonos celulares que quedó atrapado en los disturbios.

El país acata desde marzo una cuarentena que hacen cumplir fuerzas de seguridad para evitar la propagación del COVID-19, que llegó a una Venezuela con hiperinflación y servicios públicos colapsados.

“No tenemos ni gas. No tenemos agua, no tenemos comida (…), no hay gasolina”, enumeró Freddy Mago, un agricultor que se sumó a la protesta.

No imaginaba esto… Cumanacoa siempre ha sido un pueblo tranquilo”, lamentó Nelson Figueras, un vendedor de pescado.

Las autoridades no han dado información. Sin embargo, el gobernador de Sucre, Edwin Rojas, apareció horas más tarde caminando por Cumanacoa entre seguidores, según un video publicado por su despacho en Twitter.