“Si eso ocurrió, fue un flagrante desprecio de la ley, es ilegal y fue una falta de respeto a la gente de Nueva York“, aseguró Cuomo durante una conferencia de prensa convocada para hablar sobre la COVID-19.

La boda fue realizada en secreto luego de que fuera prohibida por las autoridades. Según un video que publicó el New York Post, esta fue celebrada en la sinagoga Yetev Lev, en el vecindario de Williamsburg, en Brookyn.

Allí se ve a miles de judíos ortodoxos cantando, aplaudiendo y bailando al ritmo de la música, sin usar ninguna protección ante un posible contagio, en momentos en que aumentan los casos de la enfermedad.

Esta boda, a la que asistirían 10.000 personas, según trascendió a los medios, había sido frenada el pasado octubre por el Departamento de Salud del estado, luego de una investigación de las autoridades. En ese entonces, el titular de Salud, Howard Zucker, emitió una orden que fue entregada a la sinagoga Yetev Lev D’Satmar para detener el evento por violar la prohibición de congregación masiva por la pandemia.

La comunidad ortodoxa se ha negado a cumplir con restricciones impuestas por la pandemia y han salido masivamente a la calle a protestar por las medidas sanitarias.

Los organizadores planearon ocultar la boda de Yoel Teitelbaum, nieto del rabino Satmar Grand Aaron Teitelman, de “la prensa voraz y los funcionarios del Gobierno”, según un relato detallado en el periódico yidish Der Blatt, citado por el Post.

“Siete mil personas ahí. Es difícil mantenerlo en secreto”, indicó Cuomo al señalar que las autoridades de la ciudad realizarán una investigación para que se asuma responsabilidad por ello. “La ley protege a todos. Te protege, pero también me protege a mí”, afirmó.

Este es el video de la multitudinaria y peligrosa celebración: