De acuerdo con el canal local WABI TV, a la ceremonia acudieron 55 personas el pasado 7 de agosto y desde entonces, gracias a un seguimiento, ha encontrado 177 personas contagiadas de coronavirus por la celebración de esa boda.

Sin embargo, las autoridades no consiguieron la lista completa de los invitados, por lo que creen que hay algunos otros casos positivos que no están contemplados en ese seguimiento, indica el mismo medio.

De las 177 personas afectadas, 7 fallecieron y otras 7 tuvieron que ser hospitalizadas, sin embargo, lo que más llama la atención es que las víctimas mortales son ancianos que vivían en en el hogar geriátrico Maplecrest Rehabilitation and Nursing Facility, detalla el canal estadounidense.

De acuerdo con la investigación, los comprometidos y la familia del novio llegaron tranquilos desde California el día anterior a la boda, pues todos se habían practicado exámenes y estos demostraron que no estaban infectados. Pero, un día después del matrimonio, un invitado comenzó a tener síntomas y poco después se confirmó que tenía coronavirus, señala WABI TV.

Un empleado del ancianato que estuvo en contacto con un invitado a la boda fue a trabajar a pesar de que tenía síntomas de COVID-19. Decenas de residentes y trabajadores (ninguno estuvo presente en la ceremonia) del Maplecrest Rehabilitation and Nursing Facility se contagiaron, de los cuales 7 fallecieron.

Una de las víctimas del nuevo coronavirus fue Mary Hughgill, de 82 años, y cuya familia reclama por la falta de cuidado a la hora del evento y la irresponsabilidad del empleado del hogar geriátrico, agrega ese medio.

Por ello, van a emprender acciones legales contra la residencia y el sitio en el que se celebró la recepción, llamado Big Moose Inn. “Cuando las personas fallan al seguir los procedimientos y protocolos, debemos averiguar por qué sucedió y hacerlos responsables”, señaló al mismo canal el abogado de la familia Hughgill.

WABI TV explica que el brote de coronavirus por la boda también llegó hasta la cárcel del condado de York, donde varias personas resultaron contagiadas porque un empleado del centro penitenciario asistió a la boda y fue uno de los primeros confirmados como positivo. Además, hubo infectados de COVID-19 en la iglesia Calvary, cuyo pastor ofició la ceremonia.

Este es el pueblo de Estados Unidos donde se llevó a cabo un matrimonio que causó un brote de coronavirus: