Este anuncio, que Donald Trump tilda de “totalmente falsa”, se produce en un contexto de gran tensión entre Irán y Estados Unidos, un año después de la retirada estadounidense del acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní, y en medio de la creciente escalada en el Golfo.

Los que traicionaron deliberadamente a su país fueron entregados a la justicia. Algunos fueron condenados a muerte y otros a largas penas de prisión“, declaró a la prensa el jefe del contraespionaje iraní, cuya identidad no fue revelada.

Los sospechosos trabajaban “en sectores sensibles” o en actividades privadas ligadas a estos sectores y actuaban independientemente los unos de los otros, añadió, sin indicar cuántos habían sido condenados a muerte.

El reporte de que Irán capturó a espías de la CIA es totalmente falso. Cero verdad. Solo más mentiras y propaganda (como la de su dron abatido)“, dijo Trump en Twitter.

El presidente estadounidense indicó también que la economía de Irán “está muerta” y que la situación “va a empeorar”. “Irán es un desastre total”, afirmó.

La CIA no comentó inmediatamente la información y en general la agencia tiene como política evitar esclarecer reportes sobre arrestos u otras situaciones que involucren a sus agentes encubiertos o a sus informantes.

En este sentido, el desmentido de Trump fue muy inhabitual y generó críticas de los expertos en inteligencia.

Hay una razón por la cual el gobierno NUNCA comenta este tipo de afirmaciones. La próxima vez que una información de este tipo quede sin réplica, se va a asumir que es porque es cierta“, dijo el exportavoz del Consejo Nacional de Seguridad, Ned Price.

Según el responsable iraní, algunos de los condenados habían sido reclutados al caer en una “trampa” tendida por la CIA cuando buscaban visados para viajar a Estados Unidos.

Las autoridades iraníes se refirieron también a casos de “acercamientos directos” a ciudadanos iraníes por parte de agentes de la CIA disimulados como diplomáticos, al margen de conferencias científicas en Europa, África o Asia.

En un CD entregado a la prensa, el ministerio de Inteligencia reproduce imágenes de tarjetas de presentación de diplomáticos estadounidenses en puesto en Austria, Finlandia, India, Turquía o Zimbabue, y que en realidad trabajan, según Teherán, para la CIA.

El CD incluye fotos de lo que Irán presenta como algunos de esos “agentes de la CIA” desenmascarados por el contraespionaje.