En sus declaraciones a RCN Televisión destacó, sin embargo, que su objetivo en los Olímpicos es aún mayor:

La verdad en mi mente está el oro, estoy trabajando y me vengo preparando para eso”

El púgil, conocido como ‘el ciclón de Chigorodó’ no desconoce que viene un rival muy difícil que es campeón mundial en la categoría de 49 kilogramos, pero advierte que tiene puesta su fe en Dios para hacer las cosas bien.

Martínez dedicó el triunfo de este miércoles en Río a todos los entrenadores que ha tenido en su carrera “ya que ellos siempre me han insistido que yo estoy para grandes cosas”.