Cerca de 7500 colombianos estuvieron en el escenario deportivo donde Mariana Pajón brilló. Los aficionados, vestidos en su mayoría con camisetas de la selección nacional, gritaron a rabiar antes, durante y después de la competencia.