Una vez garantizó la quinta presea para la delegación nacional en Río 2016, Valencia dedicó el triunfo a su familia, en especial a su hijo de 9 años, Johan Estiven Valencia, que lleva el apellido de la pugilista.

“Ese es mi orgullo, mi aliento, mi motor, por él hago cada cosa. Por él entreno tan duro y tan fuerte, para poderle dar un futuro a mi hijo y que no carezca de las cosas que yo carecí cuando pequeña”, declaró Ingrit a los periodistas luego de su combate:

 

Su entrenador desde 2012, Raúl Ruiz, es su pareja sentimental y un padre para Johan Estiven. Este martes acompañó a Ingrit en el sueño cumplido de lograr una medalla olímpica:

Pero van por más: una victoria en el siguiente combate le significará a Valencia colgarse mínimo la medalla de plata, lo que igualará lo obtenido por Yuberjén Martínez en el boxeo mascuilino (49 kilogramos).