Este método, como lo señala el periódico The New York Times, consiste en aplicar ventosas (vasos de vidrio) calientes sobre la piel para crear succión e introducir calor en el organismo. El objetivo es incrementar la circulación sanguínea para ayudar a aliviar el dolor muscular, reducir la hinchazón y, en general, ayudar a que el cuerpo se recupere rápidamente.

La ventosoterapia está de moda en los Juegos Olímpicos de Río y la utilizan en su mayoría los nadadores y los gimnastas.

El multiple campeón olímpico Michael Phelps, al igual que la mayoría de sus compañeros del equipo estadounidense de natación, son algunos de los que promueven esta técnica que se aplican entre ellos mismos.

Thanks @arschmitty for my cupping today!!! #mpswim #mp 📷 @chasekalisz

A photo posted by Michael Phelps (@m_phelps00) on

Existen registros de que en China, Egipto y Medio Oriente desde los años 1550 a.C. se utiliza esta terapia. Sin embargo, no deja de ser una terapia alternativa, que aún no es avalada por la ciencia.