No soy un fanático de la pasta pero tengo que forzarme a comerla”.

Es lo que asegura Phelps sobre el alimento principal de su cena cada vez que está compitiendo o entrenando al más alto nivel, según declaraciones divulgadas por Fox Sports.

El nadador en su dieta de competencia debe consumir 12mil calorías al día, repartidas en tres comidas. Su desayuno generalmente son tres sándwiches de huevos fritos, con queso, tomate, lechuga, cebollas fritas y mayonesa; luego, tres panqueques con pedacitos de chocolate; una tortilla de cinco huevos, tres tostadas cubiertas en azúcar y un tazón de una avena de maíz; todo eso, con dos tazas de café.

Al almuerzo, Phelps también come una libra de pasta enriquecida; dos sándwiches de jamón y queso en pan blanco con mayonesa; para tomar, bebidas energizantes.

Es que para el ‘Tiburón de Baltimore’, tan importante como su entrenamiento, para el múltiple campeón olímpico es lo que come y lo que descansa. En una entrevista a la NBC, recordada por el periódico The Washington Post, el deportista afirmó “comer, dormir, nadar. Eso es todo lo que puedo hacer”.