Los que se perfilan con mayor posibilidad son los pesistas como Mercedes Pérez y Leidy Solís que fueron cuartas cada una en su categoría, 63 kg y 69 kg, respectivamente. Aunque Ubaldina Valoyes también fue cuarta, no estaría en las próximas justas luego de comunicar su retiro.

En pesas también está como cartas fuertes Andrés Caicedo, sorpresa en los 77 kg, y Habib De las Salas en 56 kg; los dos fueron sextos en Río. En la halterofilia femenina Lina Rivas, obtuvo el séptimo lugar en los 58 kg y a Tokio llegaría con 30 años, edad ideal para esta disciplina.

Aunque la lucha quedó en deuda en Río, esta disciplina tiene buenas perspectivas a 4 años. A la siempre favorita Jackeline Rentería, que no tuvo una buena actuación en Brasil y quedó octava, se suma Carolina Castillo, también octava pero que sumó experiencia valiosa a su palmarés.

En el ciclismo de pista el camino no es claro, pero igual tiene una buena luz de evolución. Fabián Puerta fue quinto en el keirin y con 25 años cumplidos se proyecta para pelear medalla en 2020. No se agrega como carta a Fernando Gaviria, quien manifestó su posible retiro de las pistas, pero con solo 21 años en cualquier momento podría retomar y estar de nuevo entre los favoritos.

Una de las grandes sorpresas de Río fue Jonathan Botero quien fue quinto en la prueba de ciclomontañismo. Con esta experiencia y ya en el radar de este deporte, el colombiano tendrá la meta de mejorar su puesto en los Olímpicos en Brasil.

Dentro de los deportistas que recibieron diploma también está el boxeador Céiber Ávila, quien alcanzó un sexto lugar que suscitó muchas polémicas. No obstante, el pugilista tiene 27 años y posiblemente opte por el profesionalismo y no pueda participar en Japón. Si no lo hace, también se sumaría a la lista de favoritos por medalla.

Otro caso similar en cuanto a factor edad es Jhon Murillo, quinto en el salto triple, pero quien tiene 32 años y hay certeza de que siga en el proceso a Tokio 2020.