Una vez se la colgó, Óscar besó la presea por la que tanto había luchado:

Luego siguió el himno, que por tercera vez en la historia vuelve a sonar en los Olímpicos como señal de victoria: