El verdugo del deportista fue el portugués Rui Bragança, quien dominó ampliamente los tres rounds. El resultado final fue de 14-3 y se terminó recién comenzó el tercer asalto porque el europeo ya llevaba una ventaja mayor de diez puntos.

El cesarense de 23 años llegaba a Río a defender el bronce en la categoría de hasta 58 kg que obtuvo sorpresivamente en Londres 2012. Este revés se suma a la mala racha que ha tenido el colombiano desde que ganó en los pasados Olímpicos: perdió en primera fase del Mundial de Taekwondo de 2013 en Puebla México y dos años después, se fue en la segunda ronda del Campeonato Mundial de Rusia.