La organización informó en un comunicado que expulsaría a un número indeterminado de jueces  por tomar “decisiones que no están acorde con los esperado”.

No identificó a los referís involucrados y a su vez recalcó que los resultados de los combates no cambiarán, ya que no han aparecido las supuestas pruebas de corrupción que señalan los pugilistas perderores, como fue el caso del irlandés Michael Conlan.

Así como el entrenador de Céiber Ávila se mostró molesto por el resultado que favoreció al ruso Misha Aloian en la pelea por los cuartos de final de la categoría de 52 kilogramos, Conlan fue más arriesgado y les hizo ‘pistola’ a los referís, acusando directamente de corrupta y tramposa a la AIBA luego de perder su combate de cuartos por el peso gallo ante el ruso Vladimir Nikitin.

Michael Conlan
Foto: Getty Images / Foto: Getty Images

El irlandés afirmó que el boxeo amateur está muerto y que allí gana el que paga la mayor cantidad de dinero o mayores influencias. A su vez, le escribió por Twitter al presidente ruso Vladimir Putin, preguntándole: “Ey, Vladimir, ¿cuánto les has pagado?”.

En otro combate que reseña The Guardian, se presentó otro triunfo de un pugilista ruso, Evgeny Tishchenko, que terminó abucheado después de la decisión sobre su triunfo.

Un ‘alto oficial’ que cita el diario inglés  señaló que el boxeo amateur está “tan podrido”, que solo la renuncia del actual presidente de la AIBA, así como su director ejecutivo y el personal de alto nivel, podría cambiar la historia.

Dicha fuente afirma que las decisiones de las peleas hablan por sí solas y pide que es momento de que el Comité Olímpico Internacional intervenga en esta situación.