El boxeador, de 21 años, se lleva el primer puesto (hasta ahora) de los momentos más divertidos de los Juegos Olímpicos de Río.

Sucedió en la pelea frente al keniano Peter Warui, en el duelo de octavos de final en la modalidad de minimosca.

Justo al final del combate, momento en el que el juez toma a los dos competidores de los brazos, Lu comenzó a celebrar como si fuera el gran ganador. No obstante, el árbitro levantó el brazo del keniano como símbolo de su victoria.

Segundos después se ve al chino desconcertado con la decisión mientras el banquillo de Warui celebraba efusivamente. Incluso, el boxeador africano festejó con un particular baile.

El momento se convirtió en blanco de burlas y memes en este lado del mundo. Pero en China, las etiquetas #LuBinBesaElRing y #LuBinSufrióDecisiónControvertida se volvieron virales como muestra de apoyo al joven luchador.