El deportista, de 23 años de edad, ya había hecho cinco saltos buenos, que le estaban dando la clasificación a la siguiente fase, pero cuando hizo el sexto ocurrió lo impensable.

Hizo dos saltos, luego tres piruetas en el aire, pero al caer al agua perdió la postura y quedó de último en la tabla en la prueba de trampolín de 3 metros en Río 2016.