El resultado final en los 90 minutos y los tiempos extras fue de 0-0, por lo que el juego se decidió desde el punto fatídico.

Un nuevo duro golpe para el país en donde el fútbol es una religión. Los aficionados brasileños se mostraban confiados en ganar luego de que en la fase de grupos hubieran vencido a las europeas  5-1.

En esta ocasión, las delanteras de la ‘canarinha’ no pudieron hacer nada frente la portera Hedvig Lindahl, quien se vistió de heroína: fue un cerrojo durante todo el partido y además detuvo los penaltis de Cristiane y Andressa.

De esta forma, Suecia en su carrera por la medalla de oro  tumba al segundo gigante. La primera víctima fue Estados Unidos, selección que también cayó por la vía de los penales.

Las escandinavas disputarán su primera final por la medalla de oro en el fútbol femenino de los Juegos Olímpicos, y su rival saldrá del ganador entre Canadá, bronce en Londres-2012, y Alemania, que ganó el mismo metal desde Sídney-2000 a Pekín-2008.

Con AFP.