Sin dar muchos detalles, el jugador, responsable de abrir el marcador frente a Alemania en la final del fútbol olímpico, declaró, citado por O Globo, que:

Es una cosa que conversé con mi familia. A partir de hoy no quiero ser más el capitán de la selección”.

De igual manera, el delantero del Barcelona no ahorró palabras de elogio para sus compañeros en la selección sub-23, con la que alcanzó el único título que le faltaba a la selección ‘auriverde’ en sus vitrinas. Sobre los juveniles (y sobre el triunfo), Neymar dijo:

En el comienzo de todo, ellos sabían de la importancia de ese oro, y sabían que, además de un compañero, yo era un ídolo para ellos. En el comienzo, ellos me miraban de una forma diferente. Al final, me acabaron mirando como un amigo. Creo que aprendí más con ellos de lo que ellos conmigo”.

Por su parte, Rogélio Micale, director técnico del campeón olímpico, elogió el gesto de Neymar, al decir, citado por Folha de Sao Paulo, que:

Me parece un gesto noble que deje a Tite (técnico de la selección absoluta) la voluntad de elegir. Pero una vez más ha demostrado madurez en sus actitudes. Aquí se mostró como un líder, extremadamente dedicado”.

El próximo partido que la selección de mayores de Brasil disputará será el primero de septiembre, cuando se mida a su similar de Ecuador en el estadio Atahualpa, de Quito, por las eliminatorias al mundial de Rusia 2018.