La deportista llegó en la casilla 40 de la prueba de ruta femenina de Ciclismo en Río, pero en la meta, nadie de la delegación colombiana estaba para ayudarla e hidratarla.

Esto causó la indignación de varios aficionados colombianos. Incluso en una nota ciudadana publicada por Las2Orillas, se describió la situación y añadió que la deportista durante la carrera no tuvo acompañamiento de nadie la Federación Colombiana de Ciclismo o Coldeportes. Además, se aseguró que la corredora compitió con su propia bicicleta.

Sanabria, en declaraciones al portal LaCadenilla, desmintió que nadie estuviera con ella durante el trayecto y aclaró que en la meta no estaba la persona encargada de recibirla por razones ajenas a la delegación colombiana.

“En este tipo de carreras, como somos una por país, los carros son compartidos. Esa persona (el colombiano encargada de recibirla) iba con el chileno, y la competidora chilena se quedó (retrasada). Entonces esa persona tuvo que quedarse con la chilena. Por esa razón llegó un poquito tarde, pero eso fue cuestión de cinco minutos”, afirmó la santandereana.

Por otra parte, la deportista sí tuvo que correr con su propia bicicleta, algo que también hicieron los ciclistas del equipo masculino y que es normal en este tipo de competencias.