Un avión surcó virtualmente los cielos de Río en plena inauguración. Se trató de una reproducción de uno de los primeros aparatos que se construyeron por el brasileño Alberto Santos Dumont en 1906, dos años antes de que los hermanos Wright patentaran este invento.