“Durante toda la semana, la gente ha estado tratando de fingir que estoy bien con ellos”, resalta en primera persona, como si estuviera hablando el propio Boomer Phelps, un texto del Huffington Post.

Al parecer, el pequeño está reclamando un espacio para poder estar tranquilo, ya que hasta cuando duerme también lo buscan los fanáticos, y durante las competencias casualmente fruncía el ceño como si estuviera enojado.

Boomer deja ver su constante cansancio a través de su Instagram, que ya está verificado como cualquier personalidad del planeta. Al bebé le toca buscar espacios para sus siestas entre competencia y competencia, y ni así los flashes dejan de activarse.

Time to wake up!!! Daddy is racing soon!!!

A photo posted by boomer phelps (@boomerrphelps) on

Today's a long for daddy so I thought I'd catch a few extra 💤 !! #babyneedhissleep

A photo posted by boomer phelps (@boomerrphelps) on

Sin embargo, el menos también ha sido la mejor vitrina para promocionar la marca de ropa de su papá, 22 veces campeón olímpico.