Las medallas después de ‘botear’ (pedir dinero) saben mejor”

Fueron las palabras del deportista luego de asegurar el tercer lugar del podio.

Al igual que en varias naciones de Latinoamérica, en México los deportistas no reciben el suficiente apoyo económico. Ante esta situación, Rodríguez y sus compañeros boxeadores los púgiles de su país se vieron obligados a literalmente mendigar en los buses y en la calle para poder pagarse los entrenamientos.

El dinero que intentaban recoger, como lo registra el periódico El Universal, también era para costearse el viaje al Mundial de Boxeo en Qatar donde aspiraban a conseguir un cupo en Río.

Aunque Rodríguez lograron la clasificación, la plata siguió escasa y no tuvieron ni para pagar los uniformes con los que competirían en Olímpicos, los cuales finalmente fueron fiados por la marca Adidas, según reporta el portal de ESPN México.

Hoy, Misael Rodríguez es el orgullo de todo un país, no solo por su talento para el boxeo, sino también por su dedicación y sacrificio.