Luis Antonio Poveda Morales pide una indemnización de 350 millones de pesos porque la cancelación de Pipe Bueno, a última hora y después de un pago de 30 millones de pesos, desató una serie de daños en el coliseo del colegio Champagnat, donde se llevó a cabo el evento ‘A beber, beber y beber’, el 7 de mayo de hace dos años.

En la audiencia, sin embargo, Pipe Bueno se defendió, argumentando en principio que la negociación se hizo con otro empresario, Ignacio Reyes, quien habría incumplido detalles del contrato, razón por la que su equipo le dijo que no se movilizara al escenario y permaneciera en su hotel.

Además, el artista aseguró que gracias a su buena relación con la Policía, se enteró que el evento debía finalizar a una hora específica, que por obvias razones obligaría a los organizadores a dejar por fuera a uno de los cantantes pendientes: Alzate o él.

Bajo esas circunstancias, Bueno, que además destacó su compromiso siempre con sus ‘shows’, no cedió ante las solicitudes del demandante y ahora se deberán esperar los testimonios de Ignacio Reyes, Martha Bueno (mamá de Pipe) y Esneider Martínez (músico del equipo del demandado), según informa El nuevo día.

A continuación, los videos que circulan en YouTube de la audiencia: