El primer hecho se registró a las afueras del hotel de Nueva York en el que se hospedó el artista, cuando le ofreció una chaqueta de él, “que costó 150 mil pesos”, a una persona que no estaba bien abrigada.

“Había un muchacho, como a las 11 de la noche, aguantando frío con una franela, en Nueva York […] una persona que había conocido en el transcurso, y le dije: ‘Mi hermano, ponte esta chaqueta que está haciendo frío, yo igual tengo un saco’. Y el hombre me dijo: ‘¡No, que boleta!, eso es muy barato, hermano… yo no me pongo eso’”, narró Gregorio.

Ahí no paró el tema de la ropa, la segunda escena fue en un restaurante al que la celebridad llegó con dos personas más, entre ellas su hijo, quien fue el que le contó lo sucedido en la hamburguesería, a las tres de la mañana.

Según el actor, su heredero le dijo que unos ciudadanos que estaban en el lugar empezaron a criticarle los zapatos.

“Entro al baño primero, pero no sabía que mi hijo y el señor que me había llevado venían conmigo. Entonces, no espero ahí, sino que espero que me lleven la hamburguesa al carro. Pero mi hijo se queda en el restaurante, con el señor que me había llevado, y [unas personas] dicen: ‘¿Ese no es Gregorio Pernía?’ Otro contesta, me cuenta mi hijo: ‘Sí, sí es’. ‘¿El que hace de ‘El Titi’?’. ‘Sí’. ‘¿Y le vieron los zapatos?’. ‘Qué boleta que un man de esos, un actor de esos, ande con esos zapatos tan baratos’”, rememoró el famoso.

Luego de relatar las dos situaciones, Gregorio aseguró que lo de las apariencias no le importa; es más, ni siquiera anda presumiendo joyas u otros objetos porque no le gusta.

“Eso de aparentar es muy jodido. O sea, por fuera bello y por dentro, una mier%$”, aseguró, y enseguida le mandó un mensaje a quienes lo criticaron por usar ropa barata y les contó sobre otras prendas que usa y no son lujosas, como se ve en este video que subió a Instagram.